Síntomas y factores de riesgo del cáncer de mama.

Una de cada 12 mujeres se enferman de cáncer de mama a lo largo de su vida.

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama tuvo más de 2,2 millones de casos registrados en el año 2020, siendo la principal causa de mortalidad en las mujeres.

Los resultados pueden mejorar con la detección precoz, terapias, radioterapia y farmacoterapia. 

Síntomas

  1. Bulto o engrosamiento, cambio de tamaño, forma o aspecto de la mama.
  2. Cambios en la piel que se encuentra sobre la mama, como formación de hoyuelos, pequeños orificios y enrojecimiento.
  3. Descamación, desprendimiento de la piel, formación de costras y pelado del área pigmentada de la piel que rodea el pezón (areola) o la piel de la mama.

Factores de riesgo

Están relacionados con el estilo de vida, factores hereditarios, ambientales, hormonales y diferentes tipos de lesiones mamarias, permitiendo identificar la predisposición que pueden tener las mujeres para desarrollar un cáncer de mama y de igual manera dar un diagnóstico precoz.

Estilo de vida: Diversas investigaciones han demostrado que al igual que con los otros tipos de cáncer, los factores del estilo de vida tienen una influencia importante para el desarrollo de cáncer de mama.

Actividad física: Ayuda en la prevención de cáncer de mama porque ayuda a  mantener un peso corporal ideal, equilibrando los niveles hormonales, manteniendo un metabolismo adecuado y fortaleciendo el sistema inmunológico.

Alimentos: Mantener una dieta rica en frutas y verduras.

Peso: Las mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesidad tienen mayor tendencia a desarrollar cáncer de mama o a un fracaso en el tratamiento.

Factores ambientales: El uso constante de desinfectantes, pesticidas, grasas dietéticas, contaminantes industriales, medicamentos o productos químicos ambientales pueden cambiar el comportamiento de las células mamarias normales y pueden promover el desarrollo del cáncer.

Otro de los factores es la relación con las radiaciones ionizantes utilizadas por diferentes métodos de diagnóstico radiológico, aunque el equilibrio entre los riesgos y beneficios de la mamografía y otros exámenes no se discute en el contexto del diagnóstico, la carcinogénesis es uno de los riesgos de dichas ondas de radio.

Factores biológicos

Factores hereditarios: Algunas mutaciones genéticas pueden ser causas de la enfermedad, aproximadamente entre un 5% a 10% cáncer de mama son de origen hereditario.

Los genes BRCA1 y BCRA 2 son los que se  asocian principalmente al cáncer de mama. Existen pruebas para la detección temprana de este tipo de mutaciones para un abordaje terapéutico temprano, sin embargo, su elevado costo muchas veces limita su acceso.

Factores hormonales: Dentro de los factores de riesgo biológicos hormonales se encuentra la menarquia temprana (menstruación) y la menopausia tardía.

En la etapa de la menarquia temprana se desencadena una serie de secreciones y trastornos hormonales en las mujeres, que hacen que afecten a la carcinogénesis, haciendo que las células sean susceptibles a ataques carcinogénicos o alterando el crecimiento de tumores ya establecidos.

El mismo efecto cancerígeno hormonal sucede en la menopausia tardía. La obesidad está dentro de los factores hormonales ya que se cree que el exceso de estrógenos producido por la grasa puede ser una de las causas de este tumor de mama sensible a las hormonas.

Otros factores

Lesiones mamarias: Deben ser tratadas adecuadamente y a tiempo para evitar desarrollar a futuro un cáncer de mama.

Enfermedad de Paget del pezón: Son cambios en la piel como eritema, secreciones o costras que pueden pasar desapercibidos y al momento de llegar a consulta médica, al menos el 50% de las pacientes ya presentan masas palpables.

Adenomas del pezón: Aparecen como tumores sólidos localizados en el pezón o en la región subareolar. Pueden provocar telorrea, tumoraciones en el pezón o lesiones palpables retroareolares.

Papilomas intraductales, pueden ser solitarios o múltiples y afectan a mujeres en edades entre los 30 a 50 años, su tamaño oscila entre 3 a 4 mm por lo general. Pueden invadir conductos principales o ser intraquísticos. Aparecen como secreciones serosas o sanguinolentas persistentes, son diagnosticados por citología o estudios de imagen.

Quistes: Masas comunes que aparecen especialmente en mujeres entre 40 ó 50 años.

Ectasia ductal: Puede tener la apariencia de ductos dilatados, con ocasional compromiso de ductos pequeños. Se observa infiltración de linfocitos, células plasmáticas e histiocitos en el tejido periductal; en el interior de los ductos por lo general aparece tejido caliciforme.

Fibroadenomas: Tumor benigno más común en mujeres menores de 35 años. Aparecen como una masa móvil de apariencia gruesa. Suelen crecer desde 2cm hasta 3 cm; y parar su crecimiento; también se han visto masas desde 6cm hasta 7 cm y se les conoce como adenomas gigantes. 

Factores no biológicos

El consumo de anticonceptivos orales (AO) está relacionado con la terapia de estrógenos a largo plazo durante 7 años o más.

El uso de progesterona durante más de 5 años, ya que reduce el factor protector de la menopausia frente al cáncer de mama. También tiene un efecto proliferativo directo al inducir proteínas y enzimas que interrumpen la síntesis de ácidos nucleicos e indirectamente al estimular factores de crecimiento.

Otros: Fibrosis,  Tumores vasculares, Tumores de células granulares, Necrosis grasa.

Bibliografía:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Agradecemos a:

Dr. Orestes Campos Venegas

Doctor en Medicina.

Especialista en Cirugía General y Laparoscopica.

Clínica Milenium, Centro de Especialidades Milenium.

Teléfono: 0968549612

cáncer de mama
0 Comentarios

Publicar un comentario

Top